alternatetext

16/5/08

¿Expertos?


Socialistas y nacionalistas acaban de pactar (en secreto, sin que se sepa por qué y con esa actitud vergonzosa que los mortales adoptan cuando se saben culpables de actos impuros) el desbloqueo de la reforma de la ley que regula la radio y la televisión pública de Galicia. Al menos eso dicen sus dirigentes, porque está por ver su voluntad real de pasar de las palabras a los hechos. Lo han hecho, eso sí, anunciando la creación de una comisión de expertos (un amigo mío se echa a temblar cada vez que escucha a un político recurrir a un experto) que no hace sino aumentar las dudas acerca de la verdadera intención de la Xunta. Estas son mis razones para no creer en la sincera voluntad de cambio de nuestro Gobierno.

1) Tres años perdidos. Durante 36 meses, PSdeG y BNG se han limitado a demorar la solución del problema y a gestionar, en su propio beneficio, el modelo del PP. Habrá quien diga que los nacionalistas sí han querido cambiar las cosas, pero no es creíble: sus quejas tienen que ver con el hecho de ser parte perjudicada en el vergonzante reparto que ambas fuerzas políticas hicieron del botín audiovisual. Cuando comenzó todo se repartieron los puestos: las dirección general, la jefatura de informativos de TVG y la dirección de la radio, para el PSOE; la dirección de TVG y la jefatura de informativos de la radio, para el BNG. Hoy es fácil para cualquiera advertirlo en las noticias.

2) Nada que inventar. La excusa de que hay que pensar bien los cambios ofende a la inteligencia. Hace muchos años que se sabe cómo solucionar el problema. Es más, lo saben hasta los dirigentes de PSdeG y BNG. Podemos perder el tiempo debatiendo hasta la extenuación si los políticos deben pesar un 49% o un 0% a la hora de decidir lo que la radio y la televisión pública deben o no deben emitir (especialmente en los informativos), pero de lo que no hay duda es de que no debemos permitirles conservar el control. Si lo hacemos, como ellos quieren, sólo estaremos dándoles la razón, admitiendo que la información debe someterse al poder. No pareced un buen mensaje para la salud del sistema democrático.

3) Lo que los políticos entienden por expertos. Los políticos entienden por expertos, por regla general, personas que pueden dirigir e una u otra dirección. El que no lo crea que eche un vistazo a la composición del actual consejo de administración de CRTVG en el que, según la ley, sólo deberían sentarse personas de reconocido prestigio (reto a cualquier a citar uno solo que cumpla esta condición).

4) La exclusión de los periodistas. A riesgo de equivocarme, me atrevo a adelantar que el comité de expertos no incluirá a los periodistas y, específicamente, a su única expresión legal, el Colexio de Xornalistas de Galicia. No sólo por su independencia, que la tiene, sino porque es sin duda la institución que más tiempo y energía ha dedicado a promover la reforma de los medios de comunicación públicos.

¿Todo para qué? Para que el trámite de la ley decaiga con la convocatoria de las elecciones, Y vuelta a empezar...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Non entendo unha cousa!! porque esa teima dos xornalistas de reivindicar o Colexio de Xornalistas?? para que se sirve?? podes decirme alguna gran "actuación" ou "reivindicación" que seña salientable???. Por que eu creo que si nos unimos estamos mellor(digoi como xornalista que son), pero para que????Que poder ten??.
Si me convences afiliomee!!!!!!

Fernando Varela dijo...

Podería decirche varias. O CPXG é o mellor instrumento que temos os xornalistas para por en valor o noso papel no sistema de comunicación, tantas veces deturpado polos compromisos económicos das empresas e os intereses dos políticos. A súa creación deu, por primeira vez en Galicia, carácter institucional e legal ás nosas iniciativas. Agora ben: ninguén regala nada e as posicións críticas do Colexio, antes e agora, non fixeron máis doado o traballo das sucesivas Xuntas de Goberno. Ten só oito anos de vida e moito por facer pero só estará en mellor situación de facelo se todos tomamos conciencia da necesidad de empurrar na mesma dirección e temos claro que o obxectivo nn somos nós: é o dereito á información dos cidadáns.

Bonnot dijo...

privaticemos

Fernando Varela dijo...

Amén.