alternatetext

18/4/07

Antes de enmudecer


Las portadas de la prensa norteamericana y de todo el mundo recogen la tragedia de Virginia con el alarde habitual en estos casos. Durante unos días reflexionarán sobre el control de armas y luego enmudecerán. Por algún motivo nos llama más la atención el tiroteo en esta universidad que la abultada cifra de menores que mueren en Estados Unidos víctimas de accidentes causados por armas de fuego al amparo del derecho de los ciudadadanos a poseer armas. He aquí algunos datos ilustrativos.



Aunque Estados Unidos se considera uno de los países más seguros del mundo, las cifras de muertes por arma de fuego son asombrosamente altas. En el año 2000 se registraron unos 11.000 homicidios y más de 16.000 suicidios en los que se emplearon armas de fuego. La Unión Europea, cuya población supera en un 25% a la de Estados Unidos, registraba ese mismo año menos de 1.300 homicidios por arma de fuego. En Japón, en ese año tan sólo se producían 22. (Los datos son anteriores al 1 de mayo de 2004, última ampliación de la Unión Europea en la que se anexionaron 10 países).

Cada día en los Estados Unidos 80 personas mueren víctimas de las armas de fuego, incluyendo 17.108 suicidios consumados, 11.829 homicidios y 762 disparos no intencionales.
Un arma de fuego que se guarda en el hogar presenta 22 veces más de probabilidades de ser utilizada en un disparo no intencional.

Cuando alguien se encuentra en el hogar, un arma de fuego se utiliza para la autoprotección en menos de un 2% de crímenes de invasión de hogares.

El homicidio en los Estados Unidos es la segunda causa de muerte entre adolescentes de 13-19 años.

EL suicidio es la tercera causa de muerte para edades de 13-19 años.

El homicidio es la cuarta causa de muerte para niños entre 1-12 años.

En 1998 aproximadamente el 43% de los hogares con niños de edades entre 3 y 17 años guardaban por lo menos un arma de fuego dentro del hogar. De este 43%, el 24% tiene una pistola y también un rifle o una escopeta; un 23% guardan una arma cargada parte del tiempo y un 28% guardan por lo menos una arma escondida y sin llave.

Una arma dentro del hogar incrementa la probabilidad de un disparo intencional, particularmente entre niños. Los disparos no intencionales comúnmente ocurren cuando los niños encuentran una pistola armada de un adulto en un cajón o un armario y mientras juegan con ella se disparan, disparan a un hermano o a un amigo. El índice de mortandad no intencional por armas de fuego para niños de entre 0 y 14 años es 9 veces mayor en los Estados Unidos que en los principales países industrializados.


1 comentario:

spidy dijo...

Estos estadounidenses fan coas pistolas o que un rapaz cunha pelota, ... usalo.

Un país que gasta tanta cantidade de cartos en "seguridade" ten que xustificarlo con algo, e iso non é outra cousa que poñendo nas máns da sociedade material bélico para logo "vender" tal seguridade, que non é outra cousa que unha verdadeira "inseguridade".